El incremento del gasto en el cuidado de los animales de compañía ha hecho que en el último año se hayan lanzado tres fondos temáticos, el último en España, que invierten en ellos

En toda España hay más perros que menores de 15 años, según los datos de la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (Reiac). Y solo en la ciudad de Madrid el número de estas mascotas duplica el de menores de tres años. La consultora GFK va más allá y afirma que el 62% de los españoles mayores de 15 años tienen una mascota en España mientras que en EE UU la cifra alcanza el 70%. Con estos datos es lógico pensar que tener un negocio orientado al cuidado de los animales de compañía producirá grandes beneficios.

Algunas gestoras han decidido crear fondos centrados en aprovechar la gran población de mascotas que habitan las ciudades y los gastos que suponen para sus amos. Porque los dueños de las mascotas no se lo piensan dos veces cuando se trata del bienestar de su animal: según los cálculos de Allianz, mantener a un labrador retriever durante toda su vida cuesta unos 40.000 euros, de los cuales, el 39% va destinado a gastos de peluquería o cuidadores.

Pero esta cifra va a seguir incrementándose: un informe realizado por Grand View Research revela que el mercado mundial del cuidado de mascotas alcanzó los 131.700 millones de dólares (118.000 millones de euros) en 2016 y crecerá alrededor de un 5% anual hasta superar los 200.000 millones de dólares (180.000 millones de euros) en 2025. Además, a diferencia de otros, “se trata de un mercado resistente a la crisis: si un animal de compañía enferma, se cuidará de él lo mejor posible, sea cual sea el clima económico”, subraya Bianca Schnieder, gestora del fondo Allianz Pet and Animal Wellbeing, el primer producto temático en España que se centra en el bienestar de los animales, lanzado en febrero y cuyas siglas PAW significan huella.

Su cartera está compuesta por compañías “cuyo modelo de negocio está orientado a las mascotas y al ganado”, afirman desde la gestora. En este sentido, abarca fabricantes de alimentos para animales, distribuidores online de artículos para mascotas, aseguradoras y farmacéuticas, tecnológicas o sanitarias para estos seres vivos. Aunque en su cartera están presentes grandes grupos como Nestlé –que adquirió en 2001 Ralston Purina, líder de comida para mascotas en EE UU–, de las 30 firmas en las que invierte hay una mayoría de compañías de mediano tamaño, ya que “ofrecen una exposición más directa a la temática del cuidado de las mascotas y, al mismo tiempo, tienen un mayor potencial de crecimiento”, explica Schnieder.

A pesar de estas alzas –no hay datos de rentabilidad de los fondos pues no llevan ni un año en el mercado–, desde Allianz también advierten de la volatilidad de este tipo de productos. Muestra de ello es Zooplus, presente en las carteras de los tres, que cede un 21% en 2019, pero que en el ejercicio pasado cedió un 20,9%.