Está confirmado mediante un estudio que acariciar y pasar al menos 10 minutos con tu mascota alivia el estrés.

Tener una mascota puede ayudar a mantener un corazón sano, especialmente si es un perro, según el primer análisis de datos del estudio Kardiozive Brno 2030, que examina la asociación de la propiedad de mascotas, específicamente de canes, con factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

En la evaluación de 2019, el estudio examinó a mil 769 sujetos sin antecedentes de enfermedad cardíaca y los calificó según los comportamientos y factores de salud ideales de Life’s Simple 7, según lo descrito por la Asociación Americana del Corazón: índice de masa corporal, dieta, actividad física, tabaquismo, presión arterial, glucosa en sangre y colesterol total.

El estudio comparó las puntuaciones de salud cardiovascular de los dueños de mascotas en general con los que no tenían mascotas. Luego comparó a los dueños de perros con otros dueños de mascotas y aquellos que no tenían mascotas.

El doctor Maugeri dice que los hallazgos del estudio respaldan la idea de que las personas podrían adoptar, rescatar o comprar una mascota como una estrategia potencial para mejorar su salud cardiovascular, siempre que la propiedad de la mascota los lleve a un estilo de vida más activo físicamente.

Un perro puede incitar a los dueños a salir, moverse y jugar con su perro regularmente. Ser dueño de un perro también se ha relacionado con una mejor salud mental en otros estudios y una menor percepción del aislamiento social, ambos factores de riesgo para ataques cardíacos.

× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 20:00